Test de MoCA: Evaluación Cognitiva Montreal

https://sites.google.com/site/almacendearticulos4/Test%20de%20MoCA%20espa%C3%B1ol.pdf?attredirects=0&d=1

La Evaluación Cognitiva Montreal (Montreal cognitive assessment / MoCA) ha sido concebida para evaluar las disfunciones cognitivas leves. Este instrumento examina las siguientes habilidades: atención, concentración, funciones ejecutivas (incluyendo la capacidad de abstracción), memoria, lenguaje, capacidades visuoconstructivas, cálculo y orientación.

Test de evaluación cognitiva de Montreal: normalización y estandarización de la prueba en población española

https://sites.google.com/site/almacendearticulos4/Test%20de%20evaluaci%C3%B3n%20cognitiva%20de%20Montreal.pdf?attredirects=0&d=1

Introducción. 

La evaluación cognitiva de Montreal (MoCA) es un test de cribado breve que evalúa el estado cognitivo general, y resulta un recurso alternativo, muy útil, al tradicional test minimental.

Noticia: El entrenamiento de resistencia podría ser beneficioso en personas con deterioro cognitivo leve


23/11/2016 

Ganar fuerza muscular a través del entrenamiento de resistencia podría mejorar las funciones de memoria y pensamiento de personas con deterioro cognitivo leve. 

Una investigación incluyó a 100 personas de 55 a 86 años, todas ellas con deterioro cognitivo leve. Los participantes realizaron entrenamiento con pesas dos veces por semana durante seis meses con hasta un 80% de su fuerza muscular máxima y mostraron mejoras significativas en las funciones cognitivas, medido mediante la subescala cognitiva de la Alzheimer’s Disease Assessment Scale (ADAS-Cog). Los beneficios se prolongaron al menos durante un año tras el final de las sesiones supervisadas de levantamiento de pesas. 

Según los autores, cuanto más fuerza muscular alcanzaban los participantes en el estudio, mayores eran los beneficios sobre las funciones cognitivas. La clave residiría en el hecho de realizarlo con frecuencia, al menos dos veces por semana, y con una intensidad alta para maximizar el aumento de la fuerza. Cambios en la capacidad aeróbica no se relacionaron con beneficios cognitivos. 

Mavros Y, Gates N, Wilson GC, Jain N, Meiklejohn J, Brodaty H, et al.

Noticia:El trastorno por estrés postraumático en la niñez dejaría huella en las conexiones neurales


22/11/2016 

Un nuevo estudio ha concluido que el cerebro de los niños que han sufrido un trastorno por estrés postraumático (TEPT) presenta diferencias estructurales que no se observan en el cerebro de los niños típicos, por lo que los efectos nocivos asociados con este trauma infantil podrían conducir a cambios duraderos en la función cerebral. 

Los investigadores emplearon imágenes de resonancia magnética por tensor de difusión para comparar la estructura cerebral de 24 niños chinos con TEPT y 23 sujetos control. Todos habían experimentado el terremoto de 2008 en Sichuan. Ambos grupos de niños mostraron diferencias significativas en la red de conexiones neurales del cerebro. 

Según los autores, el grupo con TEPT tenía cambios sugerentes de una reducción en la eficiencia local (p = 0,0498) y global (p = 0,0274) de la red, debido a daños o desconexiones entre regiones vinculadas. La puntuación en la escala clínica autoadministrada de TEPT se correlacionaba negativamente con la eficiencia nodal del giro parietal superior izquierdo (r = –0,446; p = 0,043). 

Suo X, Lei D, Chen F, Wu M, Li L, Sun L, et al.

Neuropsicología de las praxias y procesos perceptuales en el niño de nacimiento pretérmino

https://sites.google.com/site/almacendearticulos4/Neuropsicolog%C3%ADa%20de%20las%20praxias%20y%20procesos.pdf?attredirects=0&d=1

Resumen 

La infancia es una de las etapas de vital importancia en todo el desarrollo del ser humano, la cual requiere de un adecuado acompañamiento y conocimiento de todos los procesos que se presentan durante este periodo; al remitirse al desarrollo cognitivo principalmente, se considera significativo identificar las posibles alteraciones que se pueden presentar durante esta. Tomando como referente la prematurez se ha buscado determinar su influencia en el desarrollo de procesos perceptuales y motores principalmente. A fin de profundizar acerca de dichos procesos se llevó a cabo una investigación basada en un enfoque cuantitativo con diseño descriptivo correlacional con una selección de muestra de tipo no probabilístico y participación voluntaria, en la que se evaluaron 160 niños, divididos en dos grupos, uno bajo los criterios de prematurez propuestos por la OMS y otro con respectivos pares. Los resultados obtenidos de la investigación abordan diferencias en los análisis ejecutados en los criterios de praxias y sus subtipos, de reconocimiento táctil a nivel de estereognosia y grafestesia y de elementos visuales, construccionales y auditivos; abarcando el componente de percepción y de coordinación de movimientos. Encontrándose disminución en la ejecución de tareas sensibles para percepción visual auditiva y visuoconstruccional por parte del grupo con antecedente prematuro; en lo referente al componente motriz, no se encuentran diferencias significativas intergrupales, pero sí de forma intragrupal para los niños prematuros.

Vinculan el uso de antidepresivos en el embarazo con futuros problemas del habla en el niño


16/11/2016 

Los niños cuya madre tomaba un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) durante el embarazo podrían ser más propensos a desarrollar trastornos del habla y del lenguaje. Entre estos antipsicóticos se encuentran el citalopram, el escitalopram, la paroxetina, la fluoxetina y la sertralina. 

El nuevo estudio recogió datos de 845.345 nacimientos en Finlandia entre 1996 y 2010; se seleccionó una cohorte final de 56.340 niños, de los cuales el 86,6% tenía menos de 9 años. La edad media en el momento del diagnóstico de trastornos del habla y del lenguaje era de 4,43 ± 1,67 años. Los investigadores encontraron que las madres que tomaron un ISRS al menos dos veces durante el embarazo tenían un 37% más de probabilidades de tener un hijo con un trastorno del habla o del lenguaje en comparación con aquellas que no tomaron antidepresivos. No se apreció un vínculo entre el uso de ISRS en el embarazo y el riesgo de trastornos motores o el rendimiento académico en los niños. 

El estudio fue observacional, lo que significa que no pudo probar que los fármacos ayudaran a provocar los problemas del lenguaje y el habla, sólo que había una asociación. En todo caso, la prevalencia de trastornos del habla y del lenguaje fue muy baja en todos los niños estudiados, incluyendo los que fueron expuestos a los ISRS en el período prenatal. 

Brown AS, Gyllenberg D, Malm H, McKeague IW, Hinkka-Yli-Salomäki S, Artama M, et al.